Stop-Erosión

El diseño de cultivos con Linea Clave consiste en una serie de principios, técnicas y herramientas que permiten conducir o reconducir el agua que recibe el suelo para aprovecharla al máximo por el cultivo favoreciendo su infiltración y distribución, evitando también las escorrentías o movimientos del terreno que puedan ocasionar las aguas torrenciales de lluvia.

Para ello se estudia la topografía del terreno y se delimita la Línea Clave que será la referencia determinar el patrón siembra o plantación del cultivo y del laboreo posterior.

Te recomendamos el diseño de tus cultivos en Línea Clave si quieres

  • Aprovechar al máximo el agua de lluvia.
  • Fomentar la fertilidad de tu suelo.
  • Evitar la erosión.

Un diseño en Keyline se compone de diferentes fases:

  • Estudiar la topografía del terreno y la dirección natural de los flujos de agua.
  • Establecer y ubicar las líneas clave que serán nuestra referencia.

A partir de esta referencia se diseñan de forma ordenada y lógica las líneas de cultivo

La complejidad y duración de un diseño en Linea Clave depende de la extensión y complejidad del terreno y su topografía.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies